pornchic

Porno chic: el erotismo de la publicidad in style.

Por: María Fernanda García Figueroa

Las nuevas tendencias de la moda no solo afectan lo que compramos, sino también lo que vemos; en los últimos años, la publicidad de las grandes mansiones ha dejado a la imaginación del consumidor mensajes encriptados que a primera vista parecen ideas revolucionadas, sin embargo: ¿qué es lo que realmente están mostrando?

Tom Ford desde los años noventa reinventó la manera de hacer publicidad en el sector de la moda, junto con el fotógrafo Terry Richardson lanzaron campañas sin pudor, mostrado que la verdadera intención, no es vender estilo, sino sexualidad.

Tanto fue el éxito de está nueva corriente fashionsita que pasó a ser conocida como el “porno chic” donde se mostraba el fetichismo, safismo, sadomasoquismo e incluso bondage de la mano de marcas como Gucci, Dolce&Gabbana, Luois Vuitton o Dior.

Explotar la sexualidad para vender un estilo de vida fue el lema que se utilizó en las diferentes campañas, provocando un sin fin de opiniones negativas acusando a las marcas de abusar de las mujeres.

La marca italiana Sisley (rama de Benetton) lanzó en el 2010 una campaña llamada Let it flow (déjalo correr) donde se plasmaba la vida cotidiana en Nueva York con una firma erótica e irónica, donde además se incluyó la leyenda “para no tomar demasiado en serio”.

 

lolol

 

Otra campaña polémica fue la colección de 2004 de la maison Gucci titulada G Mark the spot (Marca el lugar G)Donde se ven a la modelo con la letra G depilada en su pubis. Que de acuerdo al diseñador Tom Ford se enfocó en el erotismo digerible.

Existen más ejemplos de marcas como Calvin Klein, Dior, Versace o Roberto Cavalli que a pesar de que sus campañas no lo pongan de manera implícita, no signifiquen que no tengas un connotación hacia el porno chic.

Actualmente la tendencia sigue latente, la campañas publicitarias son directas y agresivas; el pudor se ha dejado de lado, las figuras esbeltas y refinadas son el icono in style que representan la moda.cc

Las industria está hecha por diseñadores para una elite consumidora, son tendencias que no todos entendemos, pero son obligatorias para entrar al mundo fashionista, sin embargo, el costo es muy elevado y no hay marcha atrás, sacrificando la frescura, la innovación y la autenticidad de sus marcas.

Comments are closed.